Pages Menu

Síguenos en:

Twitter Facebook RSS YouTube

Categories Menu

Posted by on Nov 9, 2017 in Conservarse sano | 0 comments

El envejecimiento y las mitocondrias

El envejecimiento y las mitocondrias

 

Una historia peculiar

 

Imaginemos que un vecino entra de visita a casa y no sólo se queda a vivir en ella, sino que se hace cargo de cosas tan importantes como administrar el manejo del dinero, el consumo de energía, y hasta decidir lo que la familia va a consumir o a guardar en la alacena, y pasado un tiempo no podemos vivir sin ese amigo, porque sin su ayuda, la casa sencillamente se vendría abajo. Eso es más o menos lo que parece haber sucedido hace miles de millones de años a las células que ya contaban con un núcleo celular, con bacterias que un buen día entraron en ellas para quedarse.

Hace dos mil millones de años, unos microbios evolucionaron de algún modo para vivir dentro de las células que darían origen a las plantas y animales de hoy.

A cambio de la protección y otros beneficios que eso les brindó, se transformaron en verdaderos organitos intracelulares, llamados mitocondrias.1

Microfotografía que muestra las mitocondrias como filamentos y gránulos

Las mitocondrias aportaron a las células un modo seguro y eficaz de extraer la energía de los alimentos. También participan en procesos tan importantes como la muerte programada de las células (apoptosis), y ayudan al organismo a manejar el calcio y las grasas.

Algunos pequeños órganos exclusivos de las plantas

Las células de los vegetales pueden tener otro tipo de organitos, llamados cloroplastos,2 que captan la energía del sol por medio de un pigmento verde llamado clorofila y llevan a cabo un proceso que en cierto modo es inverso al que realizan las mitocondrias.

Cloroplastos en células vegetales verdes

Los ecosistemas dependen de esa capacidad de algunos organismos para convertir materiales inorgánicos simples en compuestos orgánicos que ellos mismos y otros organismos pueden utilizar para construir sus propias células y para obtener energía.

Los cloroplastos y las mitocondrias tienen su propio ADN

El hecho de que los cloroplastos y las mitocondrias contengan ADN propio, independiente del ADN del núcleo de las células, es uno de los datos que hace pensar que derivan de organismos que un día llevaron vida independiente.

Parte del ADN permaneció en las mitocondrias en lugar de pasar al núcleo de las células, y es un verdadero sistema genético que sirve para que las mitocondrias produzcan sus propias proteínas.

 

Daños del ADN de las mitocondrias pueden ser causa de enfermedades y del proceso de envejecimiento

 

Las mitocondrias forman una red dinámica, cuyos componentes se dividen, fusionan, forman y destruyen constantemente. Para mantener la función normal de las mitocondrias es necesario eliminar las que no hacen bien su trabajo, y producir nuevas, que trabajen como es debido.

La red de mitocondrias contiene miles de copias de su propio ADN en unidades, conocidas como nucleoides, que están formadas por ADN y proteína. Los nucleoides están organizados de tal forma que facilitan que el ADN de las mitocondrias (ADNmt) produzca las proteínas necesarias para que las mitocondrias funcionen correctamente.

Hoy sabemos que los daños al ADNmt no sólo causan diversas enfermedades, sino que tienen importancia en el proceso de envejecimiento.

La investigación médica está muy interesada en el ADN de las mitocondrias

Varias líneas de investigación están tratando de explicar cómo es que, en la enfermedad y en el proceso de envejecer, pueden fallar los mecanismos que impiden que haya demasiado ADNmt anormal.

Esto es de primordial importancia para comprender como se conserva la calidad de la red mitocondrial, y así poder idear medios que puedan protegerla o procurar su rehabilitación.


1  Del griego mítos = hilo y khóndros = gránulo (por el aspecto que tienen al microscopio).

2  Del griego khlorós = verde, y plastós = formado, moldeado (especialmente en arcilla).

Me apasiona el tema de vivir sano toda la vida y mi deseo es ayudarte. Estoy convencido de que una vejez sana se prepara y se logra con acciones que inician desde que somos jóvenes, y a través de la convivencia sana entre personas de todas las edades.
En mi libro “Gente Mayor” he reunido lo más interesante de mi experiencia en esta importante etapa de la vida. El libro y este sitio de Internet son recursos valiosos para todos quienes amamos a la gente mayor y queremos vivir una vida sana y feliz.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *