Pages Menu

Síguenos en:

Twitter Facebook RSS YouTube

Categories Menu

Posted by on May 4, 2017 in Conservarse sano | 2 comments

Sexualidad en la Vejez

Sexualidad en la Vejez

La sexualidad; qué es y para qué sirve

La sexualidad sigue siendo mal comprendida; todavía hay quien se atreve a afirmar que el fin de la sexualidad es la reproducción, aunque su propio comportamiento contradiga ese concepto. Esto, junto con muchas otras ideas equivocadas acerca de la vejez, hace que la sexualidad en las etapas avanzadas de la vida sea todavía peor comprendida.

Es preciso definir la sexualidad de una manera amplia, que abarque toda la rica variedad de sus manifestaciones. La sexualidad existe en todos los seres vivos desde los unicelulares hasta las plantas y los animales más complejos. En los humanos, la sexualidad abarca a toda la persona: sensible, sensual, afectiva, pensante, expresiva, espiritual y social. Participan en ella todos los sentidos: tacto, olfato, gusto, oído y vista. Existe en los bebés, lactantes, niños, adolescentes, adultos y viejos. Cambia a través del tiempo, se vive de muy diversas maneras, pero siempre está ahí, con toda la intensidad e importancia que queramos darle. Caricias, besos, palabras, canciones… ¡todo!

La reproducción es sólo una de las consecuencias de la sexualidad, y no la más frecuente. Un artículo publicado por Jason Goldman en BBC Mundo en 2014, menciona investigaciones que demuestran que la sexualidad no reproductiva es común y placentera en muy diversas especies.

Aunque el placer es un elemento que aumenta la frecuencia de la sexualidad reproductiva, los comportamientos sexuales no reproductivos no parecen interferir con el éxito genético, y por experiencia propia sabemos que son muy placenteros.

Richard Dawkins, científico y pensador británico afirma con humor profundo, prosa elocuente y razonamiento impecable, que los genes utilizan a los seres vivientes como vehículos de su diseminación, por supuesto que sin una intención deliberada. Él describió ese concepto por medio de la expresión el gen egoísta. Se puede leer una glosa de estas ideas en el sitio del Instituto de Astronomía de la UNAM.

También se debe a Dawkins la idea de que los genes, a través de los seres vivientes, alteran todo el entorno de formas que les resultan favorables. Es lo que ese autor ha bautizado con el nombre de fenotipo extendido. Fenotipo es la realización visible de lo que el conjunto de genes, el genotipo, contiene de modo potencial.

Las ideas de Dawkins sobre el gen egoísta, pero sobre todo sobre el fenotipo extendido han hecho que me pregunte sobre la posible relación entre la sexualidad no reproductiva y esos dos conceptos interesantes.

Salud e higiene sexual

Como bien lo expresó la Organización Mundial de la Salud desde sus primeras asambleas: la salud es un estado de bienestar físico, mental y social y no únicamente la ausencia de enfermedad. Esto significa que la salud sexual consiste en sentirse bien con la propia sexualidad en lo físico, lo mental y lo social y no únicamente en mantenerse libre de enfermedades de transmisión sexual, evitar los embarazos no deseados, que los embarazos no tengan contratiempos, que los bebés nazcan sanos y que las mujeres no enfermen o mueran a consecuencia del embarazo y del parto.

Del mismo modo, la higiene es el conjunto de prácticas dirigidas a conservar la salud y prevenir las enfermedades, por lo que la higiene sexual consiste en practicar la sexualidad de tal forma que alcancemos y conservemos un estado de bienestar físico, mental y social, y nos mantengamos libres de enfermedades.

La sexualidad no reproductiva es básica para la salud social

Para mí está muy claro que el bienestar físico, mental y social de todos, nos beneficia a todos. En otras palabras la salud no es algo que podamos lograr en aislamiento; somos seres sociales. Conceptos de la sexualidad que no se limiten a la reproducción, el género ni la edad, son básicos para la convivencia sana en las sociedades humanas.

Me apasiona el tema de vivir sano toda la vida y mi deseo es ayudarte. Estoy convencido de que una vejez sana se prepara y se logra con acciones que inician desde que somos jóvenes, y a través de la convivencia sana entre personas de todas las edades.
En mi libro “Gente Mayor” he reunido lo más interesante de mi experiencia en esta importante etapa de la vida. El libro y este sitio de Internet son recursos valiosos para todos quienes amamos a la gente mayor y queremos vivir una vida sana y feliz.

2 Comments

  1. Me interesa el libro cuanto es su precio

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *