Pages Menu

Síguenos en:

Twitter Facebook RSS YouTube

Categories Menu

Posted by on Ene 5, 2017 in Convivencia entre generaciones, Políticas sociales | 2 comments

La mujer como jefa de familia

La mujer como jefa de familia

La mujer desempeña un papel cada vez más variado e importante en los hogares mexicanos, según se desprende de un número creciente de observaciones, estadísticas y estudios.

Si bien hogar no es sinónimo de familia, es posible aproximar lo que acontece en el ámbito familiar a través de datos que obtienen los censos, cuyas unidades estadísticas son los hogares o casas en las que habitan una o más personas entre las que existen vínculos de consanguinidad, afinidad, matrimonio, adopción o trato cotidiano.

El papel de la mujer en el hogar no se limita al de cónyuges que realizan los quehaceres domésticos. En proporción creciente, las mujeres realizan trabajo remunerado y aportan una parte significativa del ingreso del hogar. Con todo, debido a factores culturales muy arraigados, la mujer va a seguir siendo quien más contribuya al trabajo doméstico, así como al cuidado y crianza de los hijos y a su educación en el hogar.

Es muy probable que las estadísticas acerca del papel de la mujer en el hogar estén influidas por estereotipos acerca del concepto de “jefe del hogar” y de “actividad económica de la mujer”.

Si examinamos la estadística del INEGI sobre los hogares, lo primero que salta a la vista es el diferente número de hogares cuya “jefatura” es ejercida por un hombre y el de aquellos cuya jefatura es ejercida por una mujer. El INEGI informa que el año 2014 más de uno de cada cuatro hogares tenía jefatura femenina. Aunque cada vez más mujeres realizan trabajo remunerado y contribuye con sus ingresos a los ingresos del hogar, las que asumen la jefatura de los hogares suelen ser viudas o solteras.

A juzgar por las estadísticas del INEGI, es probable que pronto la proporción de mujeres que perciben ingresos supere el 45 por ciento, las jefas de hogar contribuyan con más del 60 por ciento del gasto familiar, en uno de cada tres hogares sea una mujer sea la principal perceptora de ingresos, y una de cada cuatro cónyuges contribuyan al ingreso familiar de hogares con jefatura masculina. Las mujeres también están alcanzando cada vez mayor nivel educativo, pero las jefas de familia tienen mayor rezago en ese aspecto que las que no lo son.

La mujer ejerce la jefatura en el hogar cuando vive:

  1. Sola
  2. Únicamente con otra u otras mujeres adultas.
  3. Con menores de edad (con mujeres adultas o sin ellas).
  4. Con hombres adultos que por razones de edad (adultos jóvenes o adultos mayores), desempleo, invalidez, alcoholismo u otras, no ejercen el papel de jefe del hogar.

Como se puede apreciar en la siguiente gráfica, el número de hombres de 30 años o más es notablemente bajo en los hogares clasificados como con “jefatura femenina”. En la gran mayoría de los hogares con jefatura femenina no existe un cónyuge; en cambio en casi todos los hogares con jefatura masculina existe una esposa o concubina.

El ingreso en los hogares ha venido aumentando y la diferencia porcentual según el género de la jefatura ha disminuido, sin embargo, el ingreso de los hogares con jefatura femenina sigue siendo inferior, como se aprecia en esta otra gráfica.

Me apasiona el tema de vivir sano toda la vida y mi deseo es ayudarte. Estoy convencido de que una vejez sana se prepara y se logra con acciones que inician desde que somos jóvenes, y a través de la convivencia sana entre personas de todas las edades.
En mi libro “Gente Mayor” he reunido lo más interesante de mi experiencia en esta importante etapa de la vida. El libro y este sitio de Internet son recursos valiosos para todos quienes amamos a la gente mayor y queremos vivir una vida sana y feliz.

2 Comments

  1. Son datos muy importantes,y actuales que nos dan una idea de como avanza la mujer ha tenido que enfrentar la responsabilidad de tener que asumir el rol de jefa de familia.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Para cuando seas mayor y para tu legado | Vitabiem - […] contadas excepciones, que se limitan a los segmentos socio-económicos altos. Como señalamos en un artículo anterior, los hombres jóvenes se…

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *