Pages Menu

Síguenos en:

Twitter Facebook RSS YouTube

Categories Menu

Posted by on Mar 29, 2017 in Trastornos de la Memoria / Alzheimer | 0 comments

Alzheimer y familia.

Alzheimer y familia.

Traduzco el artículo que publicó Stephen Bowman en Senior Housing Forum hace tres días.es

«Me parece extraño y descorazonador que como sociedad, una vez que a un ser amado se le diagnostica Alzheimer, la reacción es de compasión por la familia, más que por el paciente. Es como si después del golpe inicial, pronto redujéramos 0 elimináramos toda conexión emocional con quienes pierden la memoria a corto plazo. Para muchos de nosotros un ser humano a medias, en realidad no es un ser humano.

«¿Por qué? ¿por qué huimos? ¿Porque nos sentimos inermes, o porque creemos que nuestro ser amado ya no está aquí? ¿Cuáles son las consecuencias que eso tiene en los cuidados de los que viven con Alzheimer?

«¿A dónde se han ido?

«Es como si porque mamá ya no me reconoce, entonces yo tampoco la reconozco. Tal vez es por eso que sólo 3 de cada 20 personas con Alzheimer tienen visitas. Tendemos a cortar la rama, aunque estemos parados en ella.

«Alternativas de cuidado

«Es como si porque mamá ya no me reconoce, entonces yo tampoco la reconozco. Tal vez es por eso que sólo 3 de cada 20 personas con Alzheimer tienen visitas. Tendemos a cortar la rama, aunque estemos parados en ella.

«Por supuesto, cuidar de alguien con demencia es un reto amargo que nos vuelve locos. Hoy en día hay dos formas de cuidado: acudir a una institución y/o emplear medicamentos y ejercicios de memoria. Por desgracia, sabemos que las medicinas y los ejercicios son poco eficaces, lo cual nos deja solos con la opción de las instituciones. Esto es algo muy duro de aceptar. ¿Qué podemos hacer?

«Propósito y capacidad de resolver

«Cualquier persona, con demencia o sin ella, necesita propósito y capacidad de resolver. Las necesidades existenciales no terminan cuando la memoria se nubla. Y ninguno de estos objetivos puede lograrse en la soledad que provoca la estulticia que es la norma para las personas con demencia.

«La palabra “propósito” es un término complicado, pero significa la satisfacción colectiva que nos sitúa en un contexto. Josiah Royce nos dice en su libro “Filosofía de la Lealtad” (1908), que simplemente ser alimentado y tener un techo suele carecer de significación emocional y que todos necesitamos una causa más allá de nuestras necesidades primarias.

«Una nación, una tribu y más que otra cosa una familia, nos da un contexto, un legado, un propósito duradero. Puedo saber que mis días están contados, pero a los ojos de mis hijos y nietos, los días de mi familia no lo están; y para la quien vive el Alzheimer en soledad, la falta de propósito debe ser horrible.

«Resolver, es una preocupación imperativa en las relaciones de familia. Naomi Feil, la gran pionera de los cuidados de la demencia, nos dice en “The Validation Breakthrough” (El Hallazgo Innovador de la Validación), que a medida que la muerte se acerca, sentimos la necesidad de resolver recuerdos inquietantes y relaciones problemáticas. Tal vez sufrí abuso en la niñez y reprimí el recuerdo, mi cónyuge fue víctima de alcoholismo a pesar de que yo le traté siempre con respeto, o fui una madre terrible y cruel, de lo que todos se daban cuenta menos yo… corrijo: yo también me daba cuenta.

«Dice Feil que cuando sentimos que la muerte se acerca, queremos sanar, pedir perdón y ser comprendidos. Para ello necesitamos capacidad de resolver y eso que ella llama “validación”. Insisto, nada de eso es posible si se nos abandona en un entorno cerrado en una institución.»

«Cuando familia y amigos huyen

«Así que, cuando familia y amistades huyen de lo que piensan son los idiotas fantasmas de la demencia de las personas que amaron, de hecho están negándoles el valor del propósito y de la resolución; esas requisitos básicos al final de la vida.

«Los cuidados de la demencia para el presente y el futuro cercano, o la forma en la que queríamos ser tratados, tienen que involucrar una familia, como ha sido por milenios. Y quiero decirle a las familias que se comprometen en el cuidado de sus seres queridos con demencia, sepan que están haciendo literalmente la obra de Dios.»

 

Me apasiona el tema de vivir sano toda la vida y mi deseo es ayudarte. Estoy convencido de que una vejez sana se prepara y se logra con acciones que inician desde que somos jóvenes, y a través de la convivencia sana entre personas de todas las edades.
En mi libro “Gente Mayor” he reunido lo más interesante de mi experiencia en esta importante etapa de la vida. El libro y este sitio de Internet son recursos valiosos para todos quienes amamos a la gente mayor y queremos vivir una vida sana y feliz.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *